Alagón Nature logo

Cesta de frutas, verduras y hortalizas a domicilio

RESPETO DE TIEMPOS VS PRODUCTIVIDAD

Estimados amigos,

Queremos hacer esta entrada en nuestro blog motivada por las “charradicas” que tenemos con los clientes de Alagón Nature.

Muchos sois los que nos indicáis la diferencia de sabor que hay entre nuestros productos y los de otros establecimientos que venden productos similares a los nuestros. Pero este post no va de hacer comparativa entre calidades/precios de diferentes tiendas, sino de metodología de cultivos.

Como muchos sabéis en estos momentos me dedico también a la formación, al ser Terapeuta Ocupacional, y me he llevado una gran sorpresa al encontrarme en un libro de texto el siguiente párrafo:

 “Los alimentos, anteriormente consumidos de forma natural, en la actualidad son sometidos a alteraciones a través de sustancias químicas sintéticas con el fin de aumentar el rendimiento de los cultivos o de protegerlos de los parásitos o depredadores.

Hoy en día, el mercado ofrece una amplia variedad de productos al alcance de la mayoría de la población y casi la totalidad del año”

Ni que decir tiene que está bien que se informe de que se usan estos métodos, pero al leerlo parece que nos están vendiendo una calidad suprema y gracias a estos “avances científicos” se han mejorado los cultivos y sus productividades; sin embargo, habría que ver las cuentas finales para saber qué tipo de explotaciones son más rentables y productivas. Agregar que la última frase que indico me recuerda a cuando se dice que los alimentos transgénicos vinieron para erradicar el hambre en el mundo. Este tipo de alimentos hace mucho que se ha introducido, pero mirad cómo esta ese tema del hambre en el mundo para sacar vosotros la conclusión.

En nuestro caso, el motivo por el que decidimos tener un campo para cultivar “nuestros propios tomates” fue, como indicamos en la web, que “el tomate no nos sabía a tomate”. Y muchos de vosotros nos decís exactamente lo mismo. Es evidente que no puede ser igual un cultivo, vamos a llamarlo “tradicional”, en el cual se respetan los tiempos de las plantas y se respeta la temporalidad de los cultivos, a otros que aceleran o acortan con productos químicos/sintéticos el ciclo de crecimiento de la plantas para dar más producción en el menor tiempo posible.

Variedades de diferentes productos hay a miles, no solo las más comerciales. Se sabe que unas son más productivas que otras de manera natural; por ejemplo, la planta del tomate óptima produce mucha más cantidad que la del tomate rosa. De la misma manera, de cara a proteger los cultivos de posibles enfermedades, uno de los métodos utilizado es el injerto, el cual se hace con la parte inferior de la planta de un tipo, y parte superior de la planta de otro tipo (os dejamos un enlace de un vídeo que dura un minuto y veis como lo hacen https://www.youtube.com/watch?v=XM_l9OZwLXw). Con este método lo que se consigue es que las plantas sean más resistentes a enfermedades y en ocasiones se da también que son más productivas. En la actualidad se está utilizando también el ozono en agricultura, que tiene muchas utilidades, y además es un biocida natural, pero de esto hablaremos en una futura entrada.  Tenemos también la opción de utilizar la tierra de diatomeas, que es una sustancia muy curiosa para el control de plagas (entre otras cosas), de la que también hablaremos más adelante. Por último indicar que no se trata de “cargarte” todos los bichitos que hay en las plantas, ya que si por ejemplo aparece algo de pulgón, en breve veremos aparecer mariquitas en las plantas para comérselos, porque son sus depredadores naturales, y en caso de no ser suficiente, ante el peligro de perder una cosecha, siempre se puede recurrir a métodos más ecológicos y no dañinos para el ser humano, como puede ser el jabón potásico.

No puede ser que si cultivas un producto con un ciclo de crecimiento que oscila de 60 a 70 días, lo estés cortando para su entrada en el mercado a los 30 días aproximadamente, y esto ocurre con la industria alimentaria en la actualidad. Al igual que, por mucho que queramos, un tomate cultivado en invernadero, aunque sea ecológico, si es de fuera de temporada, no sabe igual que uno cultivado en su época y si es al aire libre mejor aún. La naturaleza es sabia y sabe lo que el cuerpo humano necesita en cada momento; el claro ejemplo es la sandía. Como sabéis, la sandía es de verano y casi en su totalidad es agua, porque es en verano, debido al calor, cuando perdemos más agua, y de esta manera comiendo sandía recuperamos la hidratación necesaria. Es por este mismo motivo, bueno, más bien por no hacer caso a la naturaleza, que hemos perdido nuestro instinto a la hora de comer (tal y como se dice en el extracto del libro que os he dicho), y en vez de escuchar a nuestro cuerpo (que es muy sabio), nos dejamos llevar y engañar por los productos procesados y la publicidad que vemos a nuestro alrededor. Esto conlleva un montón de problemas de salud relacionados directamente con un incorrecto suministro de los alimentos.

Y hay que agregar un factor importante más al post: nosotros defendemos el método de cultivo “tradicional”, sin tratamientos químicos, al cultivo con fitosanitarios. Pero hay que decir que España está sujeta a la normativa de Europa respecto al uso de fitosanitarios, y aunque se sabe que han introducido al mercado productos con exceso de fitosanitarios (ya que los ha pillado sanidad), este tema está mucho más controlado que en los productos que entran de fuera de Europa. Estos últimos (debido a los acuerdos internacionales) no tienen el control que hay en países miembros de la Unión. Se han pillado muchas veces con porcentajes superiores a los permitidos pero no se pueden controlar todos los alimentos que entran de fuera de la Unión y la consecuencia directa es que llegan a los platos de los ciudadanos.

Así que amigos, ya sabéis, siempre será mejor consumir DE TEMPORADA y DE CERCANÍA. Y como dice un compañero de profesión, SALUD Y BUENOS ALIMENTOS.

Sonia

^